(CrMS) ¿Qué es?

El ciclo menstrual y el ciclo de fertilidad de las mujeres han estado envueltos en el misterio desde el principio de los tiempos, y aún, la mayoría de las mujeres no conoce la manera en la que trabajan su cuerpo ofreciendo ciclos de fertilidad e infertilidad. Sin embargo, todas las mujeres tienen el derecho de conocer el funcionamiento de su ciclo, de  tal manera que puedan comprender cómo trabaja su cuerpo.

Después de 30 años de una increíble investigación, los misterios del ciclo menstrual y de fertilidad han sido revelados a través del Sistema CREIGHTON MODEL Fertility TM (CrMS) y la nueva ciencia de la mujer la NaProTECHNOLOGÍA. Ahora las mujeres pueden conocer mejor sus ciclos y usar esta información para mantener su salud, y las parejas pueden emplear este conocimiento para  planear su familia y construir su futuro como pareja.

El Sistema CrMS se basa en las observaciones estandarizadas y graficadas de los marcadores biológicos esenciales a la salud y fertilidad de la mujer. Estos “biomarcadores” le indican a la pareja cuándo son fértiles o infértiles de manera natural, permitiéndole a la pareja el uso del sistema ya sea para buscar o evitar un embarazo. Estos biomarcadores también monitorizan las anormalidades en la salud femenina durante su etapa reproductiva.

El sistema CrMS

El Sistema  Creighton Model FertilityCare™ System (CrMS) es una estandarización del Método Billings de la ovulación. Ha sido construido en base a la investigación, educación y el servicio; y es un sistema de educación integrada diseñado para asegurar la mayor calidad del servicio posible.

La investigación que llevó al desarrollo del CrMS inició  en 1976 y fue descrito por primera vez  en 1980. Esta investigación  ha continuado hasta nuestros días y tiene un extraordinario grado de comprensión científica y validez.
En el CrMS, la fertilidad  es vista como una parte de la salud, no como enfermedad. Se trata de un sistema que no es específicamente un método anticonceptivo natural. Más bien, se trata de un verdadero método de planificación familiar. . . un método que se puede utilizar de dos maneras, tanto para evitar como para lograr un embarazo. Estos principios hacen a este sistema claramente diferente de la anticoncepción, artificial o natural.
El CrMS se basa en el conocimiento de la pareja y la comprensión de las fases naturales de fertilidad e infertilidad. A través de su comprensión,  la pareja puede decidir o elegir  con respecto a la intención de lograr o evitar el embarazo. Este sistema  proporciona información completa de la capacidad procreadora. Además, se proporciona a las mujeres la ventaja añadida de ser capaz de controlar y mantener su salud reproductiva y ginecológica durante toda la vida. Es realmente el único sistema de planificación de la familia que ha conectado la planificación familiar con el mantenimiento de la salud reproductiva y ginecológica. Los instructores del CrMS son entrenados junto con profesionales de la salud y médicos especialistas que han sido educados para incorporar al CrMS en su práctica médica.

ANTECEDENTES DEL SISTEMA CREIGHTON.

Los principios fundamentales del CrMS han sido conocidos por los médicos desde hace muchos años y se encuentran bien documentados, aunque como Cohen y colaboradores, observaron: “Han sido casi ignorados por los ginecólogos”. En 1952, este grupo publicó un esquema de los acontecimientos que se producen en relación con los cambios en el moco cervical que se acerca la ovulación. En retrospectiva, este esquema también define los principios básicos del aún no descrito Método de la Ovulación de Billings y del CrMS (Ver Figura 1).

Figure-4-2

[Figura 1. Esquema original de Cohen para los eventos que se producen en el moco cervical alrededor del momento de la ovulación. Resulta de especial interés la representación de la supervivencia de los espermatozoides y, el reconocimiento de facto de la función del moco cervical como una válvula biológica (De: MR Cohen, Stein IF y Kaye BM: spinnbarkeit:. Una característica del moco cervical Fertil Steril, 3: 201, 1952)]

Se observó que a medida que se acerca la ovulación, la estrechabilidad  y la claridad del moco cervical aumentaron junto con la cantidad que se produce. Al mismo tiempo, la viscosidad y su contenido de leucocitos disminuyó. La observación más importante, sin embargo, fue que la supervivencia de los espermatozoides estaba directamente relacionada con la presencia o ausencia de un tipo de moco ovulatorio o periovulatorio, producido en el cuello uterino.

En el CrMS, las observaciones externas del moco cervical, la presencia de sangrado y los días en que no hay descarga (días secos), se usan para obtener la información pertinente sobre las fases de la fertilidad, la infertilidad y el estado de salud reproductiva y ginecológica de la mujer.

En una mujer con ciclos regulares, el ciclo comienza con el inicio de la menstruación (véase el primer ciclo de la figura 2). Posterior a la menstruación, generalmente no hay descarga y la mujer observa esto como días secos. Conforme se acerca la ovulación, se hace evidente una secreción de moco cervical, que a menudo comienza como una secreción pegajosa, turbio o nublado y con el tiempo se vuelve transparente, elástico o lubricante. El último día de la secreción de moco que es claro, elástico o lubricante, se identifica como el Día Pico.

image2

[Figura 2. Tres ciclos graficados con el CrMS  que muestran la aparición de la menstruación, los días secos  pre-pico, el ciclo de moco, el Día Pico (P), y los días secos post-pico. Las fases pre-pico son de longitud variable (14, 9, y 20 días), pero las fases de post-pico son consistentes (14, 15, 13 días).]

La presencia de moco cervical se correlaciona adecuadamente con la elevación de los niveles de estrógeno (Figura 3) y la ocurrencia del Día Pico tiene buena correlación con el tiempo en que ocurre la ovulación.

image3

[Figura 3. La relación de los niveles séricos de 17 β estradiol y progesterona durante el curso del ciclo menstrual y la ocurrencia de la señal de moco y el Día Pico (P) en un ciclo de una mujer con fertilidad normal.]

Debido a que la producción del moco cervical alrededor del momento de la ovulación es dependiente de estrógenos, cuando el estrógeno aumenta (en el momento del desarrollo del folículo) y la ovulación se acerca, el moco cervical se produce y se mostrará antes y durante el momento de la ovulación. En las mujeres con ciclos largos (Figura 4) puede haber “parches” ocasionales de moco antes de la aparición del moco asociado con la ovulación. Lo que se prolonga en estos ciclos es la fase pre-pico (o pre-ovulatoria) del ciclo y lo que permanece relativamente constante, es la fase post-pico (post-ovulatoria) del ciclo.

image4

[La Figura 4. La aplicación del CrMS en los ciclos largos. En este ciclo de 51 días, el Día Pico (P) se produjo el día 38. La fase posterior al pico fue de 13 días de duración. Durante la fase pre-prico,  se observan “parches” de moco.]

Los mismos principios se aplican en situaciones anovulatorias como la lactancia materna (Figura 5). Alimentar al bebé puede suprimir la ovulación y la fertilidad por días, semanas o meses. La presencia o ausencia de descarga de moco cervical asociado con la ovulación se retrasa entonces hasta el regreso de la fertilidad y predice la aparición de la primera menstruación.

image5

[La Figura 5, p. 48 del libro de texto NaPro. La aplicación del CrMS en la lactancia materna. “Parches” de moco esporádicos, generalmente predominan los días secos, y  cuando la fertilidad regresa, se observa el patrón nuevamente.]

La versatilidad del sistema, es una de sus características más fuertes debido a que se basa en los acontecimientos previos a la ovulación,  y que define los tiempos de fertilidad e infertilidad día a día, de manera prospectiva. Actualmente  casos difíciles,  como en mujeres con ciclos largos e irregulares, durante la lactancia materna, en mujeres que acaban de suspender  las píldoras anticonceptivas  y los estados como la premenopausia,  pueden ser tratados de una manera positiva y sin demora.

El CrMS no es un sistema anticonceptivo. Es un sistema de planificación de la familia real ( ver Figura 6 ). La información obtenida para el seguimiento de las fases de fertilidad e infertilidad se puede utilizar para lograr o evitar el embarazo. Los usuarios del CrMS conocen su estado de fertilidad en un día determinado y tienen la libertad de utilizar esa información para buscar los fines que desean. Aquellos que usan un día de fertilidad para lograr un embarazo son buenos usuarios y no fracasos. Un embarazo legítimamente se puede observar como resultado de la utilización con éxito del sistema.

image6

[Figura 6. En éste caso, una mujer con fertilidad normal, utiliza el sistema para lograr un embarazo. Las relaciones sexuales a mitad del período fértil  (días 16 y 18) buscan como resultado alcanzar el embarazo, lo cual se logró en éste ejemplo.]

Debido a que el CrMS  se basa en marcadores biológicos que incluyen no sólo el moco cervical, sino también la ausencia y la presencia de varios tipos de sangrado, puede ser utilizado como un medio de control y mantenimiento de la salud reproductiva y ginecológica. Esta investigación ha dado origen a una nueva ciencia de la salud de las mujeres denominada  NaProTECNOLOGÍA. La mayor parte del trabajo que se ha realizado en esta área se ha completado en el Instituto Pablo VI para el Estudio de la Reproducción Humana en Omaha, Nebraska. Esto refleja la trayectoria y experiencia en ginecología, obstetricia y medicina de la reproducción del Instituto. Este sistema se ha utilizado en los últimos años y se ha convertido en una herramienta ideal para el ginecólogo capacitado.

Después de muchos años de evaluación extensa, estos biomarcadores han demostrado revelar la presencia o ausencia de ciertos tipos de anomalías patológicas o fisiológicas. Le dan al médico y al paciente una “ventana ” al ciclo menstrual y permiten su adecuada evaluación, y les permite tratar los trastornos del ciclo menstrual en cooperación con su funcionamiento. (Figura 7)

image7

[Figura 7 . El seguimiento ( NaProTRACKING ®) de los biomarcadores de la salud de la mujer con el CrMS. En el primer ciclo, se observa un ciclo de moco limitado. Esto es común en la infertilidad. En el segundo ciclo, una fase post- pico corta, de 5 días. En este tipo  de ciclos, el riesgo de aborto involuntario sería muy alto si se produjera un embarazo. En el tercer ciclo, se esperan niveles bajos de progesterona y se observan manchados de sangre premenstrual en la fase lútea. Y en el cuarto ciclo, el sangrado anormal exigiría una mayor evaluación ].
 

§    Ventajas del CrMS

Las ventajas del CrMS son numerosas.

  1. ¡Es seguro! No hay efectos secundarios conocidos asociados con su uso.
  2. ¡Es barato! El costo de los servicios FertilityCare™ es ​​considerablemente menor que la de los anticonceptivos.
  3. Es altamente fiable y es natural. El CrMS coopera con el propio proceso natural de la fertilidad de la pareja.

Otra ventaja importante del sistema es que es un método común de regulación de la fertilidad. La responsabilidad de su uso depende igualmente para ambas partes de la pareja. Para utilizar este sistema con éxito, es necesario: 1) Realizar observaciones precisas y realizar la gráfica correctamente. 2) Seguir las instrucciones del sistema que dependen de la decisión de la pareja  de buscar o evitar un embarazo. 3) La pareja debe estar motivada mutuamente para su uso y agregarle un espíritu de amor y de cooperación.

A medida que la pareja aprende más acerca de sus fases naturales de fertilidad e infertilidad, comenzarán a darse cuenta de lo importante y vital que en realidad son estos regalos. A diferencia de los anticonceptivos,  el CrMS trata a la fertilidad como un proceso normal y saludable. No trata la fertilidad como una enfermedad! El reto de vivir en armonía con la propia fertilidad es a menudo uno de los aspectos más interesantes y significativos del  uso de este sistema. La mayoría de las parejas encuentran que el amor y el respeto que cada uno tiene para el otro crece a medida que aumenta  su comprensión de la fertilidad. Es un sistema que se basa firmemente en el respeto a la vida humana, la dignidad humana y la integridad del matrimonio.

§    Relaciones sexuales Espontáneas VS Selectivas.

Los enfoques actuales para el manejo de la fertilidad buscan que se proteja la relación espontánea a toda costa. En NaProTECNOLOGÍA y en el CrMS, se introduce el principio de “relaciones sexuales selectivas”. Este principio se aplica únicamente a un medio natural para regular la fertilidad y, en concreto, al CrMS. Mientras que muchos sistemas naturales a lo largo de los años se han basado en el concepto de “abstinencia periódica” para describirlo, “abstinencia periódica” no es completamente específico para su uso. Quienes usan anticonceptivos también practican la abstinencia periódica, puesto que se abstienen de tener relaciones sexuales entre un contacto sexual y el siguiente. Por lo tanto, la idea de “abstinencia periódica” no es un concepto que se aplica exclusivamente a un medio natural para regular la fecundidad.

El uso del término “selectivo” implica específicamente la capacidad de toma de decisiones que las parejas hacen en  este sistema. En su toma de decisiones, están seleccionando, de manera responsable, el mejor momento para tener relaciones sexuales. Tal vez aún más importante, están seleccionando mutuamente ese momento. Por lo tanto, la relación espontánea consiste en la presentación a los impulsos emocionales, mientras que las relaciones selectivas se sujetan a las opciones evaluadas y aplicadas a través de la inteligencia y voluntad. Este concepto es diferente a los enfoques anticonceptivos. Los sistemas naturales no funcionan a menos que la pareja coopere el uno con el otro. Los sistemas tecnológicos se basan en la idea de que dicha cooperación no puede existir, o de hecho no existe. En este último enfoque  la premisa a priori se opone al desarrollo de la cooperación en este importante aspecto de la vida de la pareja. La exclusión puede conducir a estrés, la tensión, el resentimiento y eventualmente, la destrucción de la relación de pareja.

De esta manera la pareja puede usar su ciclo de fertilidad de manera inteligente para tener relaciones sexuales en los días “infériles” cuando no busquen un embarazo o busquen tenerlas en los días “fértiles” cuando deseen buscar un embarazo.

§    Esquema de  enseñanza

Aprender el CrMS requiere asistir a una sesión introductoria y una serie de sesiones de enseñanza de seguimiento. La razón de esto es bastante simple. El sistema está hecho a la medida para el uso de cada pareja. Esto se logra a través de una serie de sesiones de enseñanza llevadas a cabo en asociación con personal entrenado de FertilityCare™. Estos instructores son entrenados en un programa de Educación para la Salud de 13 meses, que está diseñado para ayudar a satisfacer las necesidades del cliente.

El sistema para la enseñanza del CrMS ha sido diseñado pensando en las parejas. La pareja-cliente recibe atención individual en un sistema organizado de seguimiento. La pareja asiste a una sesión introductoria que está diseñado específicamente para comenzar a ser usuarios del sistema. La presentación de diapositivas de introducción suele durar aproximadamente una hora. Con la programación de las citas después de la Sesión Introductoria, toda la sesión dura aproximadamente 90 minutos. Las sesiones subsecuentes tienen una duración aproximada de 60 minutos y se realizan, generalmente en base al siguiente esquema.

image8

§    Efectividad del Sistema

La eficacia del CrMS ha sido ampliamente estudiada y un meta – análisis del sistema, que incorpora los datos de cinco estudios separados e incluye más de 1,876 parejas  con un total de 17,130 meses de uso que han sido publicados. Todos estos estudios utilizando el análisis de tablas de vida y una evaluación objetiva de los embarazos, informaron el rango  de efectividad del método en el 12 º mes  de 98.7-99.8% (efectividad global 99.5 %). La efectividad de su uso  para evitar el embarazo durante el mismo período varió desde 94.6% hasta 97.9% y ha demostrado mejorar continuamente durante los 14 años de los estudios (efectividad de uso promedio  96.8%). (Tabla 1 )

image9

Aplicaciones  NaPro

La NaProTECNOLOGÍA ha expandido los usos del CrMS en el tratamiento de una variedad de condiciones ginecológicas y continuará expandiéndose con la investigación adicional (Tabla 15-33). Una discusión más completa sobre esto se puede encontrar en este sitio web bajo el título de NaProTECNOLOGÍA.

Además, un esquema completo de la investigación que se ha hecho durante los últimos 30 años se puede encontrar en el libro, la práctica médica y quirúrgica de NaProTECNOLOGÍA. (Hilgers TW:The Medical & Surgical Practice of NaProTECHNOLOGY, Pope Paul VI Institute Press, 6901 Mercy Road, Omaha, NE 68106, 2004).

TABLA 15-33

Fundamentos científicos del CrMS encontrados en Artículos de  Revisión y Literatura Académica

Ha habido una cantidad considerable publicada con respecto a las bases científicas que apoyan los conceptos del  CrMS FertilityCare™. Muchos médicos no han tenido acceso a esta literatura médica debido a una falta de interés general y el sesgo que existe dentro de la profesión médica en contra de los métodos naturales de planificación familiar. Por lo tanto, las parejas suelen recibir comentarios negativos de sus médicos, tales como “Esto nunca ha sido publicado en una revista médica”, Si bien esto o algo parecido es escuchado muy frecuentemente,  es muy inexacto. Un gran volumen de datos en realidad han sido publicados,  que apoyan la validez científica de este sistema, el problema más grande es la falta de interés en la que los médicos simplemente no acceden a datos que se han publicado. Por lo anterior, este sitio web publica la siguiente lista de literatura revisada por expertos y académicos que apoya las bases del  Sistema Creighton FertilityCare ™.

  1. Pommerenke WT: American Journal of Obstet Gynecol 52: 1023, 1946.
  2. Rydberg E: Acta. Obstet Gynec Scand 29 (fac.1):127, 1948.
  3. Cohen MR, Stein IF and Kaye BM: Spinnbarkeit: A Characteristic of Cervical Mucus. Fertil Steril 3: 201, 1952.
  4. Smith WT: The Pathology and Treatment of Leucorrhea, Churchill, London, 1855.
  5. Sims JM: British Medical Journal, 2: 465-492, 1868.
  6. Billings EL and Westmore A: The Billings Method: controlling Fertility Without Drugs or Devices. Random House, New York, New York, 1980.
  7. Roland M: A Simple Test for the Determination of Ovulation, Estrogen Activity and Early Pregnancy Using the Cervical Mucus Secretion. Am J Obstet Gynecol 63: 81-89, 1952.
  8. Zondek B and Rosen S: Cervical Mucus Arborization: Its Use in the Determination of Corpus Luteum Function. Obstet Gynecol 3: 463-470, 1954.
  9. Insler V, Melmed H, Eichenbrenner I., et al: The Cervical Score: A Simple Semiquantative Method for Monitoring of the Menstrual Cycle. Int J Gynec Obstet 10: 223-228, 1972.
  10. Clift AF: Early Studies on the Rheology of Cervical Mucus. Am J Obstet Gynecol 134: 829-832, 1979.
  11. Cervical Mucus: Present State of Knowledge, In: Cervical Mucus in Human Reproduction. World Health Organization—Colloquium, Published Proceedings, Geneva, Switzerland, 1972.
  12. Hilgers TW and Prebil AM: The Ovulation Method—Vulvar Observations as an Index of Fertility/Infertility. Obstet Gynecol 53: 12-22, 1979.
  13. Faccioli G, Cortesi S, and Calderoni P: Structure of Human Cervical Mucus Correlation with Plasma Ovarian Hormone Levels. Acta Europaea Fertilitatis. 14:41-50, 1983.
  14. Garcia N, Giacchi E, Campo S, et al: Canalization of Human Cervical Mucus. Obstet Gynecol 64: 164-169, 1984.
  15. Odeblad E: Cervical Factors. Int Rev Nat Fam Plan 5: 153-162, 1981.
  16. Odeblad E: The Mucus Symptoms Length and Subphases During the Fertile Age. Int Rev Nat Fam Plan 10: 303-313, 1986.
  17. Odeblad E: The Biophysical Properties of the Cervical-Vaginal Secretions. Int Rev Nat Fam Plan 7: 1-56, 1983.
  18. Odeblad E.: The Discovery of Different Types of Cervical Mucus and the Billings Ovulation Method. Bulletin of the Natural Family Planning Council of Victoria. 21: 3-34, Sept. 1994.
  19. Odeblad E. Molecular Biology of the Cyclic Changes of Cervical Mucus. Paper presented at the meeting “Scientific Bases and Problems of Natural Fertility Regulation,” sponsored by the Pontifical Academy of Sciences, Vatican City, Italy, Nov. 16, Italy, Nov. 16, 1994.
  20. Rudolfsson C: Nuclear Magnetic Resonance and Cytometric Studies on Mucus from Single Cervical Glands. Int J Fert 16: 147-150, 1971.
  21. Faccioli G. Hormonal Bases of the Correspondence Between Microscopic and Ultra Microscopic Features of Human Cervical Mucus. Acta Europaea Fertilitatis, 15: 131-136, 1984.
  22. Faccioli G: Preliminary Results on the Scanning Electron Microscopic Structure of Infertile Human Cervical Mucus. Acta Europaea Fertilitatis, 15: 381-385, 1984.
  23. Takano N, Maekawa I, Takamizawa H: Ultrastructure of Human Cervical Mucus Observed by Cryo-scanning Electron Microscopy. Fertil Steril 32: 604-607, 1979.
  24. Ferin J, Thomas, and Johansson EDB: Ovulation Detection. In: Human Reproduction: Conception and Contraception, (Hafez, E.S.E, and Evans, T.N., Eds.) Harper and Row, Hagerstown, Maryland, 1973.
  25. Moghissi KS, Syner FN, and Evans TN: A Composite Picture of the Menstrual Cycle. Am J Obstet Gynecol 114: 405-416, 1972.
  26. Insler V, Glezerman M, Zeidel L, et al: Fertil Steril 33: 288-293, 1980.
  27. Brown JB, Harisson P, Smith MA, et al: Correlations Between the Mucus Symptoms and the Hormonal Markers of Fertility Throughout Reproductive Life. Ovulation Method Research and Reference Centre of Australia, Melbourne, Victoria, Australia, 1981.
  28. Billings EL, Billings JJ, Brown JB, et al: Symptoms and Hormonal Changes Accompanying Ovulation. The Lancet, February 5, pp. 282-284, 1972.
  29. Flynn AM, and Lynch SS: Cervical Mucus Identification of the Fertile Phase of the Menstrual Cycle. Brit J Obstet Gynaecol 83:545, 1976.
  30. Casey JH: The Correlation Between Midcycle Hormonal Profiles, Cervical Mucus and Ovulation in Normal Women. In:Human Love and Human Life. Santamaria, J.N. and Billings, J.J., Eds. The Polding Press, Melbourne Australia, p68, 1979.
  31. Hilgers TW, Abraham GE, and Cavanagh D: Natural Family Planning-I. The Peak Symptom and Estimated Time of Ovulation. Obstet Gynecol 52: 575-582, 1978.
  32. Cortesi S, Rigoni G, Zen F, et al: Correlation of Plasma Gonadatropins and Ovarian Steroid Pattern with Symptomatic Changes in Cervical Mucus During the Menstrual Cycle in Normal Cycling Women. Contraception. 23: 635-641, 1981.
  33. Morishita H, Hashimoto T, Mitani H, et al: Cervical Mucus and Prediction of the Time of Ovulation. Gyn Obstet Invest 10: 157-162, 1979.
  34. Hilgers TW: Hormonal Profiles in Users of the Ovulation Method. In: Human Love and Human Life. Santamaria, J.N. and Billings, J.J., Eds. The Polding Press, Melbourne, Australia, p59, 1979.
  35. Leader A, Wiseman D, Taylor PJ: The Prediction of Ovulation: A Comparison of the Basal Body Temperature Graph, Cervical Mucus Score and Realtime Pelvic Ultrasonography. Fertil Steril 43: 385-388, 1985.
  36. Daily DC, Reuter K, Cohen S, et al: Follicle Size by Ultrasound versus Cervical Mucus Quality: Normal and Abnormal Patterns in Spontaneous Cycles. Fertil Steril 51: 598-603, 1989.
  37. Nulsen J, Wheeler C, Ausmanas M, et al: Cervical Mucus Changes in Relationship to Urinary Luteinizing Hormone. Fertil Steril 48: 783-786, 1987.
  38. Depares J, Ryder, REJ, Walker SM, et al: Ovarian Ultrasonography Highlights Precision of Symptoms of Ovulation as Markers of Ovulation. Brit Med J 292: 1562, 1986.
  39. Taylor RS, Woods JB and Guapo M.: Correlation of Vaginal Hormonal Cytograms with Cervical Mucus Symptoms. J Reprod Med 31, 1986.
  40. Hilgers, TW, Prebil AM, Daly KD, Hilgers SK: Observation of Mucus Survey. St. Louis University Natural Family Planning Center, 1977 (unpublished manuscript).
  41. Hilgers TW, Prebil AM: The Statistical Parameters of the Mucus Cycle: A Study of 600 Cycles. St. Louis Univeristy Natural Family Planning Center, 1977 (unpublished manuscript).
  42. Hilgers TW: Psychodynamics of the Use of the Ovulation Method. Unpublished manuscript. Creighton University Natural Family Planning Education and Research Center. Omaha, Nebraska, 1978.
  43. Fehring RJ, Lawrence DM, Sauvage CM: Self-esteem, Spiritual Well-being and Intimacy: A Comparison Among Couples Using NFP and Oral Contraceptives. Int Rev Nat Fam Plan 13 (3/4): 227-236, 1989.
  44. Fehring RJ and Lawrence DM: Spiritual Well-being, Self-esteem and Intimacy Among Couples Using Natural Family Planning. Linacre Quarterly. pp. 18-29, August 1994.
  45. Hilgers TW: The Statistical Evaluation of Natural Methods of Family Planning. Int Rev Nat Fam Plan 8: 226-264, 1984.
  46. Tietze C and Lewit S: Statistical Evaluation of Contraceptive Methods: Use-Effectiveness and Extended Use-Effectiveness. Demography 5: 931, 1968.
  47. Hilgers TW and Stanford JB: The Use-Effectiveness to Avoid Pregnancy of the Creighton Model NaProEducation Technology: A Meta-Analysis of Prospective Trials. J Repro Med 43:495-502, June1998.
  48. Hilgers TW, Prebil AM, and Daly KD: The Effectiveness of the Ovulation Method as a Means of Achieving and Avoiding Pregnancy. Paper presented at the Education Phase III Continuing Education Conference for Natural Family Planning Practitioners, Mercy Fontenelle Center, Omaha, Nebraska, July 1980.
  49. Doud J: Use Effectiveness of the Creighton Model of NFP. Int Rev Nat Fam Plan 9:54-72, 1985.
  50. Howard MP: Use Effectiveness of the Ovulation Method (Creighton Model) of Natural Family Planning. Paper presented at the Ninth Annual Meeting of the American Academy of Natural Family Planning, Milwaukee, Wisconsin, July 1990.
  51. Fehring RJ, Lawrence D, and Philpot C: Use Effectiveness of the Creighton Model Ovulation Method of Natural Family Planning. J Obstet Gynecol, and Neonat Nurs 23: 303-309, 1994.
  52. Tietze C: The Clinical Effectiveness of Contraceptive Methods. Am J Obstet Gynecol 78: 650-656, 1959.
  53. Tietze C and Lewit S: The IUD and the Pill: Extended Use-Effectiveness. Fam Plan Perspec 3: 53-55, 1971.
  54. Tietze C and Lewit S: Use Effectiveness of Oral and Intrauterine Contraception. Fertil Steril 22:508-513, 1971.
  55. Marshall J: A Field Trial of the Basal Body Temperature Method of Regulation of Births. The Lancet, pp8-10, July 6,1968.
  56. Klaus H: Natural Family Planning: A Review. Obstet Gynecol Surv 37: 128-150, 1982.
  57. Hilgers TW, Daly KD, Prebil AM, et al: Cumulative Pregnancy Rates in Patients with Apparently Normal Fertility and Fertility-Focused Intercourse. J Reprod Med10: 864-866, 1992.
  58. Hilgers TW, Prebil AM, Daly KD, and Hilgers SK: The Picture Dictionary of the CREIGHTON MODEL FertilityCare™ System. Pope Paul VI Institute Press, Omaha, Nebraska, 1999.